Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23 julio 2006

Siete meses

Mi pequeña Siria cumplió el domingo 7 meses. Y yo que creía que los casi tres años de Darío se habían pasado rápido… me parece mentira que la peque tenga ya siete meses.
Es curioso que con Darío contaba las semanas que iba cumpliendo, igual que en el embarazo que lo llevaba al día. Con Siria, sin embargo, ha sido diferente. De pronto recuerdo que es día 16 y que cumple un mes más.

Siria es una niña muy tranquila. Duerme mucho (increible, hay bebés que duermen, jeje)Come bien y está normalmente sonriendo. Sólo llora cuando tiene hambre pero lo hace de una manera tan urgente, tan grave, que siempre me da la sensación de que tiene que pasarle algo más. Afortunadamente no es así, y en cuanto le doy de comer la sonrisa vuelve a sus labios.

Está aprendiendo mucho y muy rápido. Cada día tiene más movilidad. Además, Darío suele probar las cosas más peregrinas con ella, como hasta dónde puede doblarse, o si llora cuando le quita el juguete que tiene entre manos. A cambio, también le dedica tiempo cantándole canciones o mostrándole juguetes y libros. Siria lo adora, literalmente, y en cuanto aparece en escena o simplemente lo oye hablar, no le quita ojo de encima.

Otra cosa que le encanta es el agua. Desde el primer baño, sólo llora en el agua cuando la sacamos. Eso, junto a los calores que padecemos en estas latitudes, hacen que sea ideal un buen baño fresquito para que se relaje, y yo diría que es de los momentos que más le gustan del día.

Un mes más… ¡felicidades pequeña!

Nota: Escribí este post el domingo pasado y lo dejé pendiente de editar para incluir una fotillo, pa que viérais a mis tesoros.. al final, no me he sentado en toda la semana en el ordenador (quitando las 7 horas diarias en el trabajo, en que no paro de currar pero no puedo ni ver el correo) Pero no quiero olvidar nombrar que durante esta última semana Siria se ha decubierto como una auténtica charlatana… tiene un rollo la tía!!! Cualquiera diría que es hija de su madre!! Jajaja

Lo puedes encontrar en peques vida

Read Full Post »

Regalo

La semana pasada Darío acabó su primer año en la escuela infantil, que ya no guardería. Tenía mis dudas sobre si hacerle un regalo a su profesora. La verdad es que me da un poco de vergüenza porque recuerdo que cuando era pequeña mi madre siempre me enviaba algún regalo para mi profesora a final de curso y me horrorizaba tener que dárselo.
Pero, claro, la situación es bien distinta. No pensaba comprarle nada, era más bien algo personal, algo para que se acordara de nosotros, porque ha sido un año muy especial y porque Darío la quiso desde la primera semana. En serio, pienso que los niños no se equivocan mucho con sus afinidades y él sólo quería estar con ella, si llegábamos antes que ella por las mañanas lloraba y no se quería quedar en la sala común, sólo ir a su clase a buscar a Ani.
Al final Darío escogió los ovillos a utilizar y acompañamos la bufanda con una foto de la clase que hice en una de las actividades del centro y que iba pegada en una tarjeta dibujada por Darío y firmada por él (los progresos del peque con las letras son asombrosos y yo babeo literalmente, jeje)

La bufanda de Ani

El modelo de calado es de un libro antiguo que encontró Lía, Cascada se llama(ya lo he utilizado un par de veces porque deja un borde precioso y porque me encanta el dibujo y el ritmo de la repetición con la vueltas perfectas), y si alguna quiere el patrón, dadme vuestro mail y os lo envío. Utilicé agujas de bambú del 4 y la hice con algodón egipcio VIC (¿es algodón mercerizado, Lía?) que es perfecto para tejer con estos calores.

Tengo acabadas tres bufandas más, esperaré a tener fotos. Como véis mi producción bufandera es impresionante. Ahora estoy buscando otro proyecto, por variar… me inclino por calcetines, o quizá estos mitones que aparecen en el número de verano de knitty (tengo muchas ganas de tener unos mitones y nunca he encontrado unos de mi gusto). La verdad es que viendo este número y con los treinta y tantos de temperatura que nos gastamos, me dan unos picores sólo de pensar en ponerme a tejer con lana para invierno…. ¡¡¡Es que es muy duro ser aprendiz de tejedora en el sur!!! Casi no podemos conseguir lanas y además demasiados meses con demasiado calor.

Lo puedes encontrar en punto vida peques

Read Full Post »

Trabajo

Hace unas tres semanas que he vuelto a trabajar. Me gusta trabajar. Y lo he hecho en sitios tan dispares, que cuando encuentro un trabajo que me atrae y me obliga a ponerme las pilas en cuanto a conocimientos, me siento muy, muy bien conmigo misma.
Una cosa es que tenga que trabajar para poder pagar la hipoteca, y otra muy distinta que además me guste lo que hago. Me ha gustado trabajar en las bibliotecas en que he estado hasta ahora, y me gusta mi nuevo trabajo.

Me pasan dos cosas cada vez que empiezo en un nuevo trabajo:

Primero, soy presa de un estrés que me obliga a estar muy atenta y empaparme de todo, pero que también me despierta en mitad de la noche cuestionando mi valía y pensando si no seré demasiado lenta aprendiendo o demasiado poco despierta y debería ya saber hacer lo que me explican. Aquí, entre nosotras, soy un poco listilla. Mi QE siempre me dice que cuando empiezas en un trabajo hay que ir un poco de tonta, a que me enseñen todo. Pero no puedo; lo intento, pero me sale la vena Marisabidilla que llevo encima desde que nací, y aunque no creo que sea la típica vena excesivamente repelente (ejem), se manifiesta provocando que prefiera buscarme la vida antes que preguntar, asegurar que lo he entendido todo cuando me lo explican a la primera, y ponerme muy nerviosa si no consigo hacer las cosas en el tiempo en que las hacen mis compañeras (aunque estas lleven años haciéndolas)

Segundo, el estrés con la sensación de estar aprendiendo a hacer cosas nuevas, me hace sentirme muy, muy bien. Ya lo he dicho, pero lo repito, me encanta trabajar. Soy de esa generación de mujeres que interiorizaron que el trabajo las liberaría, y aunque ya no estoy tan segura de eso y en muchas ocasiones preferiría quedarme con mis peques y criarlos a tiempo completo, es cierto que desarrollarme profesionalmente siempre ha sido una obsesión. Estoy de mejor humor cuando trabajo fuera de casa, me quiero más y eso lo notan todos a mi alrededor.

De todos modos, estoy segura que unos meses empezaré a encontrar pegas a esto. Así es que cuando leáis mis quejas sobre los jefes o los clientes o lo que sea que me provoque quejarme, podéis recordarme este post o bien ser buenas, dejar que me desahogue y no tenérmelo muy en cuenta.

Lo puedes encontrar en vida

Read Full Post »

Internet

Ya sabemos aquello de “no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes” y, aparte de frase hecha manida y sobre utilizada, tiene su verdad.

Yo acabo de pasar casi dos meses sin acceso a internet y me he dado cuenta de lo muy “interiorizada” que la tengo, a la red me vengo a referir.
Y no es sólo que sea uno de mis pasatiempos favoritos, no. Es que sin acceso no sé ya cómo hacer un montón de cosas: cómo encontrar la farmacia de guardia para las últimas medicinas de la peque, cómo encontrar el número de teléfono del nuevo cole de Darío, cómo enterarme de lo que dicen nuestros sesudos próceres (sí, me interesa, aunque a veces sólo sea para reir y otras para ofuscarme y acordarme de todas sus familias), cómo leer la última viñeta de Forges, cómo seguir con mis sesiones autodidactas de “introducción y perfeccionamiento del inglés”… Incluso cómo está parte de la familia y amigas…

Y digo yo, ¿desde cuándo? Porque acceso tengo desde hace mucho, mucho tiempo. Pero no sé desde cuándo lo de sentarme y conectar el módem para pasar un rato se convirtió en: “a ver qué dice google” (por cierto, que acabo de enterarme, vía La Petite Claudine, de que el Oxford English Dictionary acaba de aceptar google como verbo).

Si me lees es más que posible que lo entiendas: mi vida ya no es “normal” cuando no puedo acceder a la red. En fin, no sé si será grave, pero es lo que hay.

¡Os he echado de menos! Pero que no cunda el pánico, he vuelto con ánimos renovados, ya sabéis, “sabiendo lo que tengo”.

Read Full Post »