Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 septiembre 2006

La tele

Desde que tengo recuerdos televisivos, siempre he estado más o menos pendiente de una (o varias) series. Me gusta más que cualquier otra cosa en la tele: son más cortas que las películas, tienen continuidad y algunas son buenísimas (otras no tanto, pero me entretienen casi igual)

Recuerdo, por ejemplo, los lunes de Periodistas; las noches alargadas esperando ver si se dignaban poner un capítulo de Doctor en Alaska que no hubiera visto; la baja de maternidad de mi hijo en que vi casi por completo Betty la fea en horario de las 6 de la madrugada (qué quéreis, a esas horas difícil ver otra cosa); la baja maternal de la peque que fue la época Chicas Gilmore, una serie también maltratada, puesta en horario infantil/juvenil, en fin…. Y muchas más que, aunque recuerdo, no es plan tampoco de listar toda mi historia televisiva…

Bueno, pues este verano me enganché con Anatomía de Grey. Todo fue porque lo pusieron en horario de House y ya puestos a ver hospitales, pues ahí me coloqué. Por supuesto no quisiera yo comparar, que son odiosas las comparaciones… pero, la verdad, me hizo gracia la serie.
Vale, pues todo este rollo para contar que la semana pasada, leyendo la sinopsis en el periódico, comentaban que dos de las protagonistas se enganchaban al ganchillo para relajarse y entretenerse en las horas de hospital. Casi en el mismo momento en que lo estaba leyendo supe que no era ganchillo, fijo, que la moda ahora está en otro sitio: en el punto. Y efectivamente, las dos mozas se hicieron con unas agujas enormes (más del 10 fijo) y allí que se liaron a tejer jerseis…
Hace poco que tejo, menos de dos años. Pero nunca he confundido el ganchillo con el punto… Supongo que sería cosa de la traducción, que hicieron la sinopsis traduciendo y no les quedaba muy claro el concepto, ¿no?
Y, lo mejor de todo… ¿cómo es posible que una cirujana en prácticas, tejiendo en sus ratos libres entre paciente y paciente con un hábito recién estrenado, consiga hacer un estupendo jersey para su novio/paciente que quede perfecto sin siquiera probárselo? Vamos, por favor… que llevo dos años con ello y todavía no he conseguido acabar unas mangas sin tener que retocarlas/adaptarlas/modificarlas…

¡Ay, ficción, ficción…! Cuantas frustraciones creas….

Empecemos el lunes con humor. Buena semana.

Lo puedes encontrar en vida

Anuncios

Read Full Post »

Libros de la semana

Título: Cuentos cortos para dormir
Autores: Beatriz Doumerc, Pedro Mª García Franco
Ilustradores: Mabel Piérola, Horacio Elena Romero, Francesc Rovira i Jarque
Madrid: Bruño, 2002. ISBN: 84-216-9091-4

Estuvimos buscando durante tiempo un libro de cuentos adaptado a la edad y los gustos del peque. Creo que desde siempre le hemos leído cuentos a Darío por la noche (bueno desde que él es un poco consciente) Es un ritual importante para finalizar el día y si además, como a Darío, te entusiasma que te cuenten historias, es imprescindible para que se quede en la cama.
Como sabréis, si tenéis niños pequeños, a los peques les gusta la repetición, lo ya conocido. Por eso cuando pillan un cuento que les gusta lo exprimen hasta el infinito…
Pues bien, la idea por las noches es que él escoja un cuento y luego nosotros (casi siempre el papá, que se suele encargar más a menudo de acostarlo) otro.
Finalmente compramos un par de libros que parecían más de lo que finalmente fueron.
Hace un mes, y gracias a la biblioteca del barrio, encontramos este que os reseño hoy. Según indica mi página de referencia en literatura infantil, no es de gran calidad literaria… pero es de lo más adecuado para los niños: cuentos cortos, protagonistas animales, juego con las letras en cada cuento, dibujos grandes y vistosos…

Para pequeños de 0 a 5, sobretodo si les gustan los animales o empiezan a identificar/jugar con las letras…

Lo puedes encontrar en literatura peques

Read Full Post »

Reflexiones

Dos preguntas mañaneras:

¿Por qué siempre infravaloramos lo que tenemos y preferimos lo que no está a nuestro alcance?… La señora de la cafetería esta mañana, hablando del hermano de un compañero que tuvo un accidente de coche por allá por el norte:
– Pues no sé cómo se lo han traído para acá, porque una ya sabe que los mejores médicos son los que están fuera.
¡Señor, y se queda tan pancha! ¿Todos los médicos son mejores sólo por no vivir/ejercer en nuestra comunidad autónoma? ¡Señora, me ha dejado tan alucinada como cuando dijo que (al mismo chico) se le había fracturado el esternón, mientras se señalaba la cabeza.
Pero, sonrisas aparte, esto pasa más a menudo de lo que me gustaría. Pasa con la sanidad, con la educación, con todo… Y que conste que yo disto muchísimo de ser una amante de esta tierra, pero es que se cae por su propio peso, ¡que no todos los inútiles nos venimos a vivir aquí!

Y segundo, que me tiene ya desesperaita:
¿Por qué el mes de septiembre está siendo más caluroso que agosto? ¿Por qué no para ya esta temperatura y puedo volver a retomar mi punto? Por cierto que tengo empezadas dos rebecas, una para mi niño y otra para mi niña… pero es imposible sentarse a tejer…
En fin, paciencia.

Lo puedes encontrar en vida

Read Full Post »

El cole

Empezamos el nuevo curso y ayer fue la primera reunión en el colegio de mi hijo.
Pensé que íbamos a tratar temas importantes, temas que pueden resultar “inquietantes” para cualquier madre primeriza en esto, como yo. Pero no, parece que lo que el director tenía en mente era contarnos sus problemas con la consejería para conseguir material, y cuánto trabajaba, y qué bien lo hacía y demás.
Muchos años me quedan que convivir con el buen señor, así es que respiré hondo y estuve casi todo el tiempo con mi cara de “asentimiento”, que ya habrá momentos más propicios para “bromear” con lo plastas que son algunos. Y me quedé sin saber qué van a hacer durante todas esas horas en el colegio… pero sólo por ahora.

Pero lo que más me impactó fue que nos hicieron escoger allí mismo si queríamos que nuestro hijo diera clases de religión. Lo primero que se me ocurrió preguntar fue: ¿de qué religión?, pero reconozco que no me encontraba en modo “tocapelotas” y que me daba igual cuál fuera la religión porque la respuesta iba a ser la misma. Así es que mi asombro sólo dio para preguntar: ¿con tres años?
Pues sí, con tres años. Y después del nuevo monólogo del director sobre aprovechamiento de recursos, etc, etc… me enteré de que no sólo con tres años se impartían clases de religión, sino que además la alternativa era algo impreciso agrupado bajo el epígrafe “Actividades alternativas a la religión” y que, como eran sólo uno o dos los que no daban las clases, se los sacaba de su clase y se los enviaba con la tutora a hacer algo de lo más impreciso al salón de actos. Y me toca la fibra sensible (por no decir otra cosa) porque:

1. Creo que la función principal de la escuela en estos años (como muy bien comentaba Miguel el otro día) es “socializar” a los peques. Por eso, establecer estas distinciones me parece arbitrario, innecesario y antipedagógico. ¿Qué van a hacer con los pequeños en esas horas? ¿Entretenerlos? Y ¿quién habrá en esas clases? Los musulmanes y los no católicos. ¿Es necesario que la escuela fomente esas distinciones, cuando en otros temas pretende “igualar” a los niños?
2. La religión debería ser la alternativa, debería ser una actividad extraescolar, no entorpecer el ritmo habitual de las clases.
3. Aunque yo fuera creyente/practicante, estoy segura que no dejaría en manos de desconocidos la formación religiosa de mis polluelos… ¿en manos de alguien que no conoces?
4. Se me atraganta que los profesores de religión sigan siendo designados por el obispado a dedo, aunque luego los pague la consejería y tengan los mismos puntos en las oposiciones por años trabajados. Es injusto a todas luces, y más si en algún momento nos hemos creído que la enseñanza y el gobierno en España son laicos.

Pero, en realidad, después de meditarlo mucho, creo que mi batalla está en el campo de la alternativa propuesta. Vamos a ver, ¿puedo consentir que mi hijo vaya a pasar una hora a la semana cara a cara con su tutora sin nada que hacer? Evidentemente no. Así es que lo que tengo claro es que quiero que definan en la escuela para este año y todos los que quedan por venir, qué se va a hacer en lugar de religión. Por supuesto, tengo una lista de propuestas. Y espero que me escuchen, porque esto no ha hecho más que empezar…

Lo puedes encontrar en peques educación

Read Full Post »